Aprendimos el lenguaje de la naturaleza.

Lo expresamos para reproducir sus obras de arte. Se terminó la era de explotar para obtener las sustancias que nos inspiran.

Espéralo. 2022.